METEMPSICOSIS

“La metempsicosis animal es un proceso natural donde el alma de las personas puede pasar a los animales y de los animales a las personas”.

El alma de un hombre viajó desde su cadáver a un caballo joven.  Con el tiempo este murió al masticar casualmente  las tentadoras hojas de un frondoso tejo mientras pacía tranquilo atado a su tronco; acto seguido el alma trasmutaría penetrando en un hombre bueno.

 

La sensibilidad intuitiva,  la espiritualidad y el  arte, de alguna manera revelaron a aquel  hombre bondadoso,  a través de sueños y sincronicidades, parte de su vida pasada.

 

El hombre descubriría, enterrada entre hierbas incultas, una vieja  herradura partida que el caballo perdería años atrás mientras caminaba  por la senda que llegaba hasta una encantadora fuente de agua cristalina, donde su dueño todos los días al atardecer,  tras una larga y agotadora jornada  de trabajo y esfuerzo, lo llevaba a abrevar.

 

Cuando el  bondadoso hombre ingenuamente contaba su inédita experiencia a amigos y conocidos nadie le creía y todos se burlaban de él, riéndose a  carcajadas a sus espaldas. Hasta  que un día, sintiéndose humillado, decidió resignarse guardándose la experiencia para si mismo, sintiendo íntimamente, en lo más profundo de su corazón, lástima de la gran ignorancia humana y  creyéndose al mismo tiempo tremendamente  afortunado de conocer los secretos ocultos de la misteriosa amplitud del tiempo.

 

NO DEIS LO SANTO A LOS PERROS, NI ECHEIS VUESTRAS PERLAS DELANTE DE LOS CERDOS, NO SEA QUE LAS PISOTEEN, Y SE VUELVAN Y OS DESPEDACEN.

                                                                

                                                                                          Mateo 7:6

 

 

 

MATERNIDAD EQUINA

El potrillo de Tinieblas tan apenas contaba con unas horas de edad y sin ayuda alguna, no tardaría en encontrar las mamas crecidas de su madre.

Una prueba fehaciente de que los hombres conocen la mayoría de las cosas antes de nacer, es el hecho de que cuando son niños llegan a entender innumerables fenómenos con tal rapidez que es evidente que no los están comprendiendo por primera vez, sino que los recuerdan, los traen a la memoria de sus experiencias de vidas pasadas.

                                                                                            CICERÓN

 

    

CORTEJO EQUINO

Zalamero acompaña a tres lozanas damas de la caballada apacentando su efervescente pasión y reprimiendo su evidente anhelo.

En los albores del tecnocrático siglo XXI, la ciencia, y, más puntualmente las últimas  investigaciones llevadas  a cabo a través de la física cuántica, han hallado evidentes paralelismos entre el pensamiento científico y las  más antiguas raíces religiosas como el cristianismo.

 

 A excepción del ser humano, todos los animales, como estas hermosas yeguas, que pacen sosegadamente al lado de un apuesto semental, se comportan instintivamente tal cual lo hacían sus más lejanos ascendientes hace miles de años.

 

TERNURA EQUINA

En la imagen aparece Galopera, una de las damas de la caballada, acompañada de su hijo Cherri, fruto de su efímera unión con el vigoroso Zalamero.

los cátaros, herederos de los antiguos  esenios,  de los cuales nacería hace más de 2.160 el germen del cristianismo, creían en la trasmigración de las almas e incluso en la metempsicosis animal. La metempsicosis es un proceso natural donde el alma de las personas puede pasar a los animales y de los animales a las personas, un ciclo habitual muy similar al  que describe el estilo hindú  a través de  las reencarnaciones.

 

 

 

    

LAND ART

Samoa luce su evidente embarazo mientras pasta tranquilamente entre las fantásticas bolas de billar.

“TODA OBRA EXPUESTA EN UN MUSEO ENTRE CUATRO PAREDES PIERDE INTERÉS”

 En la imagen  Samoa pace agradablemente entre las gigantescas bolas de billar. Todo el conjunto bien podría tratarse de una  de esas obras contemporáneas conocidas como LAND ART, donde los soportes son espacios naturales dentro de contextos naturales alterados mediante la colocación de  formas y estructuras singulares,  empleando   técnicas diversas, principalmente con y materiales reciclables.

 

 Algunos  reconocidos investigadores del talante de Fritjof Capra,  Rupert Seldrake, Deepak  Chopra, Bruce Lipton, Ken Wilber  o Jean-Pierre Garnier, por citar algunos, ven al universo como una eterna danza de partículas subatómicas, cuyas relaciones entre sí son al mismo tiempo asombrosamente lógicas y totalmente inexplicables.

 

 Los místicos de todas las épocas han intentado captar este universo  mediante la interiorización y la meditación. Los científicos nucleares lo exploran a través de la experimentación y la hipótesis. Sus caminos no pueden ser más dispares, sin embargo, llevan líneas paralelas; vemos como cada uno, a su manera, revela las mismas verdades para llevarnos al mismo sitio.